10 C
Alicante
jueves 9 diciembre 2021

Los ecologistas y el consistorio santapolero colaboran en la protección y conservación de la tortuga boba frente a los efectos del cambio climático

Te puede interesar

- Publicidad -

Ecologistas en Acción, en colaboración con el Ayuntamiento de Santa Pola, realizará
la presentación del proyecto Rastros en la Arena el próximo martes día 29 de junio a
las 11.30 h. en el Club Náutico de Santa Pola. Con ello se da el pistoletazo de salida a
una campaña de voluntariado para monitorizar playas de nuestro litoral que puedan ser
propicias para la nidificación de esta especie que, recordemos, se encuentra amenazada
y está calificada como especie vulnerable.

Esta iniciativa forma parte de la campaña lanzada por Ecologistas en Acción a nivel
estatal denominada “Rastros en la Arena”. A través de ella, diferentes grupos locales de
la organización ecologista están coordinando programas de voluntariado para recorrer
diariamente estas playas durante la época de cría de la tortuga boba, con el objetivo de
localizar, antes de que puedan ser dañadas, las posibles puestas nocturnas de esta
especie. Con este voluntariado, Ecologistas en Acción se une a los esfuerzos que están
realizando por la divulgación, sensibilización y conservación de las tortugas marinas
otros programas institucionales, como Caretta a la vista, en Catalunya, Alerta tortuga,
en la Comunidad Valenciana, o Territorio Tortuga, en Murcia.

La presentación de esta campaña coincide con la noticia, hace escasos días, de la
primera puesta conocida de la temporada en las costas del mediterráneo español, en
Calafell, donde una tortuga boba hizo su nido y depositó en él 147 huevos. Una
situación que va en aumento desde hace un par de décadas como consecuencia del
cambio climático, ya que el aumento de la temperatura en las playas tradicionales de
cría, fundamentalmente en las costas de Turquía y Grecia, está obligando a las tortugas a
buscar nuevos lugares óptimos para depositar sus huevos.

Según José Juan Miranzo, responsable de la campaña, “la detección de los rastros es
fundamental, ya que permite identificarlos y reubicarlos para evitar que puedan ser
destruidos”. Ello se debe a que “si el rastro de la tortuga desaparece y no se localiza el
nido, hay una gran probabilidad de que la puesta se malogre, ya que muchos de los
nidos se realizan en lugares poco adecuados, cerca de la orilla, muy en superficie o en
lugares muy transitados o limpiados a diario por maquinaria pesada de los servicios de
limpieza».

- Publicidad -

Actualidad

- Publicidad -

Otras noticias

- Publicidad -