12.2 C
Alicante
sábado 6 marzo 2020

De mejorar la eficiencia energética a ayudar a los mayores que viven solos: así es la ‘Smart City’ de Alcoy

Te puede interesar

- Publicidad -

Alcoy es uno de los municipios españoles pioneros en abordar su transformación en “ciudad inteligente”. Por eso, es frecuente escuchar o leer términos como “Smart City”, “Street Lab” o “Big Data” para explicar este proceso. Aunque estos términos puedan resultar extraños,  el objetivo de todas estas acciones y metodologías es mucho más sencillo de lo que parece y se resume en una premisa básica: poner el conocimiento y las nuevas tecnologías al servicio del ciudadano, con el objetivo de mejorar su calidad de vida.

Tal y como destaca el alcalde de Alcoy, Toni Francés, las iniciativas son muchas y muy variadas. “Con Smart City contribuimos a hacer de la administración un organismo más eficiente y accesible pero también a impulsar la sostenibilidad, a generar y retener talento, inversiones y población. Además, la ciudad inteligente otorga al ciudadano un nuevo protagonismo, porque habilita cauces que refuerzan su participación y les ofrecen nuevos servicios”.

Desde hace años, Alcoy se ha sumado activamente a este proyecto, que entronca con la EDUSI-Alcoidemà, la estrategia de renovación y consolidación social, urbana y económica promovida por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y cofinanciada con fondos del Programa Operativo FEDER de Crecimiento Sostenible 2014-2020 de la Unión Europea.

Ambos programas comparten la motivación de identificar los principales retos del territorio, priorizando y diseñando proyectos que además de atender la problemática del área urbana (movilidad, el transporte, la economía, la gobernanza, la edificación sostenible, el medio ambiente, la ciudadanía, entre otros), tengan un claro impacto beneficioso a nivel social.

¿Qué se ha hecho hasta el momento?

Entre las iniciativas ya desarrolladas, destacan las llevadas a cabo para  complementar la reurbanización de la calle Na Saurina d’Entença. Pero no son solo las cámaras que controlan el tráfico y el límite de velocidad para detectar posibles atascos y prevenir accidentes. También se han instalado puntos Wifi y balizas luminosas indicadoras de pasos de peatones, se han habilitado dos puntos de carga rápidos y semirápidos para vehículos eléctricos y se han colocado sensores de detección para el control de las zonas de carga y descarga.

Gracias a un acuerdo con la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI), el consistorio alcoyano recibió además una subvención de 93.000 destinados a convertir esta calle en una especie de “laboratorio urbano”, en el que se utilicen todos los datos recogidos (tráfico, meteorología, índices de calidad del aire…) para  probar nuevas soluciones tecnológicas en un entorno real. En este proyecto han colaborado el campus de Alcoy de la Universitat Politècnica de València y la Universidad de Alicante y tanto el laboratorio como su infraestructura pueden ser utilizados por empresas, centros educativos y ciudadanos.

Otro de los ámbitos en los que se ha actuado es en el de la salud, especialmente ante la situación de emergencia de salud publica como consecuencia de la Covid-19. Para ello se ha instalado una red de cámaras termográficas en diferentes instalaciones municipales como la entrada en el Ayuntamiento de Alcoy, el IVAM CADA ALCOI, la oficina de Turismo o el complejo deportivo Eduardo Latorre, entre otros, que han permitido detectar a través del control de temperatura corporal posibles casos positivos. Estas cámaras forman parte de un sistema de gestión integral, que incluye también control de aforo, seguridad, lectura de matrículas o recuento de viandantes y ciclistas.

Para contribuir a la conversión del centro en una zona para peatones, las cámaras instaladas permiten controlar las matrículas de los vehículos de los residentes que tienen autorizada la entrada a sus parkings o a los comerciantes para hacer la carga y descarga. El ciudadano puede también saber a tiempo real cuántas plazas hay disponibles en los diferentes aparcamientos públicos habilitados en el centro histórico.

Con el objetivo de impulsar la sostenibilidad energética, la ciudad cuenta con varias instalaciones solares fotovoltaicas de propiedad municipal, ubicadas en diferentes edificios municipales y polígonos industriales, tanto para autoconsumo como para su conexión a red. Asimismo, se está trabajando en la gestión de residuos y en la medición de la calidad ambiental del aire y se ha implantado un sistema de telegestión y control del abastecimiento de agua potable, que indica aspectos como la salud de los acuíferos y los rendimientos de la red.

El fomento de la movilidad en transporte público es también Smart City y en este sentido, destacan iniciativas como la app Alcoi Bus, con información sobre las rutas, líneas, próximos autobuses o incluso el ahorro de CO2 al que contribuimos como usuarios en cada viaje. También se dispone de datos actualizados sobre el tiempo de espera en cada línea en las pantallas instaladas junto a las paradas.

Y se ha impulsado la implantación de la administración electrónica con una web que se adapta a los diferentes dispositivos, desde ordenadores de escritorio a tablets y móviles, para su correcta visualización. De los 275 trámites que se pueden realizar en el ayuntamiento, existe la posibilidad de realizar 264 a través de la sede electrónica, a la que se puede acceder y realizar trámites durante las 24 horas, los 365 días del año. Un aspecto destacado de este sistema es su seguridad, puesto que toda la información de carácter personal viaja cifrada, mientras que los Certificados Digitales garantizan la identidad de ambas partes.

¿Qué es lo próximo?

El proyecto dará un gran paso adelante este 2021 con la creación de una plataforma que permitirá interactuar a todos los elementos implantados en la ciudad inteligente. Es decir, esta plataforma será un elemento donde quedarán integrados desde los sensores que controlan el alumbrado y los aparcamientos a las que registran datos ambientales.

Esta interconexión, facilitará al mismo tiempo una visión única y una gestión centralizada, mucho más eficiente. Los datos se recopilan a través de una serie de sensores que se llaman nodos IoT (siglas en inglés del “Internet de las cosas”). Durante 2020, uno de estos nodos se instaló en el edificio del Complejo Deportivo Eduardo Latorre y al mismo tiempo, el Ayuntamiento de Alcoy licitó la implantación de una red de comunicaciones IoT, en el que quedarán integrados todos los nodos existentes en diferentes puntos de la ciudad.

Smart City es un proyecto transversal en el que están implicados diferentes departamentos del Ayuntamiento de Alcoy, aunque también empresas e investigadores universitarios. En los laboratorios del campus de Alcoy de la UPV se están ultimando aplicaciones para optimizar la eficiencia del riego en los parques y jardines públicos, chats que informarán a los usuarios en qué comercio local puede adquirir el producto que necesita.

También se están diseñando programas para que las personas mayores que vivan solas estén más conectadas y cuiden mejor de su salud. Smart Social les proporcionará equipos personalizados que ofrecerán información sobre diferentes aspectos, recordará a estas personas qué medicación deben tomar o les pondrá en contacto con personal médico y sanitario o incluso con sus familiares.

En esta ‘ciudad inteligente’ cobra también importancia la promoción de nuevos modelos económicos que posicionen a Alcoy y la comarca como referente de emprendedurismo e innovación. Y aquí entra en juego Ágora, un espacio abierto de promoción, integración e interrelación entre entidades y personas cuya labor es apoyar, fomentar y dinamizar empresas de base tecnológica y social, como se ha hecho, por ejemplo, con iniciativas como Alcoi iNMpuls en los últimos años.

- Publicidad -

Actualidad

- Publicidad -

Otras noticias

- Publicidad -