16.3 C
Alicante
miércoles 27 enero 2020

El I concurso de fotografía antigua de la Vila Joiosa premia 3 fotografías muy diferentes de 1908, 1960 y 1985

Te puede interesar

- Publicidad -

El jurado, compuesto por el concejal de Patrimonio Histórico, el director de Vilamuseu, la técnica de Etnografía y el responsable del Archivo Municipal de la Vila Joiosa, destaca la elevada cantidad de fotos presentadas a este primer concurso, 165, y muy especialmente su elevada calidad e importancia para documentar la historia de la Vila durante todo el siglo XX. A juicio del jurado, prácticamente todas las personas que han aportado fotografías han presentado alguna que merecía ser premiada, lo que ha hecho su deliberación larga y difícil. El concejal de patrimonio histórico, Xente Sebastià, ha declarado que “en realidad el premio más importante lo ha ganado la ciudad de la Vila Joiosa, porque las personas participantes han hecho posible que comencemos a tener un banco de imágenes antiguas de gran calidad, con información detallada, para su conservación, documentación, investigación y difusión”.

El jurado hace una mención especial al gran número de fotografías aportadas por Josela Hurtado Adrover, Ángela Sellés Serrano, Jaime Lloret Tito y Dolores del Carmen Muñoz Costa, así como al gran volumen de información que se ha aportado sobre las fotografías presentadas por todos ellos y por Magdalena Soler López, aunque en general todas las fotografías presentadas vienen acompañadas de información más o menos detallada. Estos datos son la esencia de la conservación de este patrimonio, porque le da sentido y lo contextualiza, convirtiéndolo en un documento de enorme valor etnográfico.

El jurado propone la continuidad del concurso en años sucesivos añadiendo una categoría especial para un tema concreto cada año, y teniendo en cuenta la aportación de conjuntos de fotografías de especial relevancia.

Los criterios utilizados han sido la cantidad y calidad de la información proporcionada; la relevancia para el conocimiento de la historia, las tradiciones y el paisaje de la Vila Joiosa y de los vileros y vileras, aunque no se ubiquen en la Vila Joiosa; el estado de conservación; la antigüedad y la escasez de fotografías sobre la misma temática, entre otros. El jurado ha considerado importante valorar también como aspecto positivo que las fotografías sean inéditas o poco conocidas, aunque no es un factor determinante, dado que se busca conseguir un banco de imágenes escaneadas a la más alta calidad y con la mayor información posible, también de las que ya eran conocidas.

En la categoría 1 (retratos) se ha otorgado el premio a la imagen de un grupo de costureras con sus bastidores, aportada por Marta Bujardón Llorca. El jurado valora la gran antigüedad de esta fotografía (1908); su magnífica calidad y estado de conservación después de 112 años; así como la originalidad del tema, del que no se conocen muchas fotografías. Se trata de un retrato realmente excepcional como documento etnográfico.

En la categoría 2 (paisajes urbanos o rurales) se ha premiado la imagen en color de la fachada de la discoteca Look (antiguo Cine Jonia), fechada en octubre de 1985, aportada por Vicente Sivera Sánchez. El jurado valora la rareza de esta fotografía, ya que no existen apenas imágenes de esta discoteca que no tuvo una vida muy larga, pero refleja la estética y la cultura de los años 80. El valor de la fotografía se ve incrementado notablemente por venir acompañada de otra de la fachada del mismo local pero unos años antes, a finales de los setenta y comienzos de los ochenta, cuando era Cine Jonia. Ambas fotografías muestran automóviles de ese momento aparcados en la misma disposición en la calle, y tienen el mismo encuadre, por lo que forman un documento consecutivo, muy original y relevante de actividades (los cines, las discotecas) muy representativas de la evolución del ocio a finales del siglo XX. La intencionalidad del autor de registrar con su cámara en dos ocasiones la evolución de ese punto urbano de la Vila se considera muy meritoria.

En la categoría 3 (actividades diversas: industrias y comercio; fiestas religiosas y civiles; música y folclore; actividades sociales, culturales y políticas; deporte, etc.) se ha premiado la fotografía del Comercio de Jaume Soler Soriano, “Jaume d’Esteve”, en el que se encuentran empleados y clientas, hacia 1960, aportada por Magdalena Soler López. El jurado valora que no es una fotografía muy conocida, su buen estado de conservación, y que refleja de forma espontánea el ambiente cotidiano de una tienda de ultramarinos de hace 60 años, con sus típicos elementos (báscula, estanterías, cortafiambres, caja registradora…). En la imagen aparecen no solo los dependientes y dependientas, sino también tres clientas, lo que aporta un gran valor documental, incluso a través de la indumentaria. De este tipo de comercios de la Vila circulan muy pocas fotografías antiguas, y eso supone un valor añadido.

Además de estas tres fotografías premiadas, el jurado hace en su fallo una mención especial en la categoría 1 a la fotografías de niños en carnaval, hacia 1911, aportada por Ángela Sellés Serrano y de un grupo de costura con el Chalet de Campana al fondo, hacia 1945, aportada por María Devesa Beneyto; en la categoría 2 a la fotografía de los Baños de Neptuno con el rótulo “Kiboko”, de 1960, aportada por Pedro Cano Marcet; y en la categoría 3 a las fotografías de la inauguración del campo fútbol, de 1934, foto aportada por Jaime Lloret Tito, y de un grupo de hombres y mujeres reparando redes en la playa, hacia 1930, aportada por Ángela Sellés Serrano.

 

- Publicidad -

Actualidad

- Publicidad -

Otras noticias

- Publicidad -